Si has estado navegando por la web y has llegado hasta esta página, es porque posiblemente, necesites una mano amiga y un profesional especializado que pueda ayudarte a superar aquellos problemas que estés atravesando en tu vida.

 

Mi nombre es Christian de Selys y después de tratar a cientos de pacientes, he podido experimentar que, en gran medida, estas personas se encontraban perdidas ante el enorme bombardeo de información difusa al que nuestra mente está sometida diariamente.

Sin embargo, en muchas ocasiones desconocían que la solución a ello era más sencilla de lo que en un principio parecía. El gran maestro zen Linji ya nos enseñaba el gran poder que la mente ejercía sobre nuestro cuerpo, siendo ésta el origen de todos nuestros problemas.

Deja en paz tus pensamientos y no busques nada fuera de ti.

Presta atención a las cosas tal como aparezcan. 

Atiende sólo a lo que surja en el presente. 

Despreocúpate de todo lo demás.

 

 

Desde bien pequeño sentí un gran interés por comprender la psicología humana, así como la afectación de cuestiones tan profundas como el sufrimiento y el dolor, tanto en el ámbito mental como físico.

Pasaron los años y finalmente esa semilla que se inició como una preocupación terminó fructificando en mi profesión y vocación: calmar ese sufrir con todo el esfuerzo que se halle en mis posibilidades.

 

 

30 años de experiencia en el campo de la salud avalan mi trabajo

 

  • Licenciatura en Psicología
  • Diplomado Universitario en Enfermería
  • Máster en Psicología clínica legal y forense
  • Postgrado Universitrio en Hipnosis Ericksoniana
  • Postgrado en Sexología y Terapia de Pareja
  • Realización de estudios para la suficiencia investigadora para el doctorado en Antropología Biológica y de la Salud.
  • Diplomado en Acupuntura
  • Diplomado en Osteopatía
  • Diplomado en Apiterapia

 

Autor de “El pescador de Mentes” y “Amor y Deseamor” publicados por la Editorial Sirio y coautor de “¿Por qué tienen que irse?”

 

Ahora te toca a ti

 

Como podrás comprobar, mi mente inquieta y mi afán incansable de conocimiento han hecho de mí un profesional que no se detiene nunca en su camino de formación. Mis maestros y mis pacientes (la piedra angular de mi trabajo y a quienes les debo parte de mi vida) han hecho esto posible.

Yo ya te conté todo sobre mí. Ahora te toca a ti dar el siguiente paso. Mi mano está tendida para ayudarte, escucharte y, por supuesto, acompañarte a superar y derribar esos problemas que abruman y azotan tu equilibrio.

 

Ahora, sólo depende de tu voluntad.
Recuerda las palabras de Antoine de Saint-Exupery:

 

“Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía.”