El duelo: cuando llega la muerte de un ser querido

El duelo: cuando llega la muerte de un ser querido

publicado en: Emociones | 0

La muerte de un ser querido es una etapa dura emocionalmente, para la persona que sufre la ausencia de la otra.

Nuestro cerebro nos genera la falsa creencia de que todo es para siempre e infinito, y que aquellos que nos acompañan día a día, lo harán para siempre.

Sin embargo, esto no es así y en ocasiones nos encontramos ante la problemática de afrontar la muerte de una persona muy cercana y querida.

Aunque de inicio pueda parecer imposible recuperarse del duro golpe, la realidad es diferente. Con el apoyo adecuado tanto familiar como profesional, es posible de sobrellevar la etapa del duelo de una forma más liviana.

Existen 5 consejos que podrán ayudarte a mejorar emocionalmente y superar el vacío y aislamiento que deja el efecto de la muerte.

  • La comunicación es clave. Es importante que hables de lo ocurrido con alguien de tu confianza que pueda escucharte y aceptar la muerte de esa persona, ya que negarte no conduce a una mejoría emocional, sino todo lo contrario.
  • Realiza actividades que te entretengan. Ocupar tu mente es esencial para desviar la atención del suceso y focalizarte a seguir haciendo aquellas actividades que te gustan y te entretienen. ¿Tienes algún hobbie? Sigue practicándolo, incluso incorpórale algún componente social como grupos o aficiones para mejorar en tus relaciones con los demás.
  • Cuida tu salud. A pesar de la rabia y el rencor que puedas experimentar por la muerte del ser querido, es importante que sigas cuidando de ti y de los que te rodean. No dejes que los pensamientos negativos se apoderen de tus emociones.
  • No tomes decisiones importantes. Después de la muerte de un ser querido, guarda un tiempo de reposo emocional antes de tomar una decisión precipitada. El dolor por su pérdida puede conducirte a dejarte llevar por planteamientos que no sean positivos para ti.
  • Ayuda a otras personas que sufran del duelo. En ocasiones, compartir tu experiencia con otros que se encuentran en la misma situación que tu puede ayudarte a relativizar el problema.

Si después de todo ello sientes que tu vida sigue sin ser la misma, acude a un profesional cualificado y de confianza.

Dejar una opinión